Conversaciones con mi bajo de línea

El bajo de línea es un elemento fundamental cuando intentamos pescar con mosca, del bajo de línea depende en buena medida el éxito o el fracaso cuando pretendemos engañar un pez, y aún así no se suele dar esa importancia que se merece, sobre todo si lo comparamos con otras partes del equipo.

Con este artículo quiero hablar sobre mi visión en cuanto a cómo construir un bajo de línea y cómo adaptarlo a cada circunstancia que nos encontremos.

Lo primero de todo que hay que entender de forma conceptual que es un bajo de línea: Un bajo de línea es un elemento que une la línea y la mosca, que generalmente es decreciente para permitir que la energía que es transmitida desde la línea vaya disipándose para permitir que la mosca tenga una posada suave.

Tiene 3 partes claramente diferenciadas: el butt que es grueso, la parte intermedia que es decreciente y el tippet, que es la última sección del bajo y donde va atada la mosca. La proporción de estos tres elementos es fundamental en el correcto funcionamiento del mismo. De esa forma considero que los bajos anudados son la única alternativa viable para conseguir un bajo de línea adecuado para nuestras necesidades. Con esto no quiero decir que los bajos cónicos que pueden comprarse sean malos, nada más lejos, pero su perfil está prefijado de fábrica y por tanto es poco adaptable.

A la hora de confeccionarlo se pueden utilizar dos caminos, por un lado usar múltiples secciones con una disminución gradual que disminuya 0,05/0,1 mm o se puede optar por simplificarlo y realizar unos saltos más grande entre diámetros y disminuyendo el número de secciones. Yo personalmente opto por esta segunda opción porque creo que disminuyendo el número de nudos eliminamos puntos conflictivos en el bajo de linea y porque realmente no encuentro una diferencia significativa entre ambos tipos de bajos.

Cuando quiero un bajo para una circunstancia concreta, siempre lo hago desde un enfoque “matemático” e intento construirlo respetando unas proporciones. Generalmente uso como base la proporción 50/30/20. Es decir, un butt que tenga un 50% de la longitud del bajo, una sección decreciente de un 30% y un tippet de un 20%. Para el butt lo recomendable serían un grosor entre 0,55 y 0,45, la sección intermedia tendría un tramo del 0,35/030mm y otro de 0,20/0,18 mm acabando en una microanilla donde atar el tippet que sería del grosor que considere necesario para cada situación.

Evidentemente esta proporción no es inamovible (todo lo contrario), y en función de las sensaciones puedo modificarlo sobre la marcha. Si el bajo transmite mucha energía disminuyo la longitud del butt y si por el contrario el bajo se colapsa y no me permite moverlo bien, disminuyo la longitud de las partes con menos grosor (esto siempre hablando como una solución rápida a pie de río).

A la hora de elegir la longitud y el diseño del bajo es muy importante tener en cuenta varios factores.

  • Cuando mayor es el volumen, peso o resistencia aerodinámica de la mosca, más corto y con mayor proporción en el butt debe tener el bajo y viceversa.
  • Partiendo que tener una bajo construido equilibradamente, un bajo más corto permite un poco más de precisión que uno largo.
  • Con viento, un bajo largo es más difícil de controlar.
  • Un bajo largo, siempre que se pueda controlar perfectamente, permite evitar dragados más eficazmente

Llegados a este punto queda buscar el bajo que nos permita cómodo, evidentemente la experiencia hace que sea más fácil, pero creo que cualquier pescador está perfectamente preparado para encontrar un bajo adecuado siguiendo simplemente sus sensaciones y corrigiendo en función del comportamiento del bajo que estén usando.

silver trout2.jpg
Tener un bajo adecuado es realmente importante para intentar pescar peces selectivos como esta trucha cantábrica.

Y para acabar el artículo, me gustaría decir que no pocas cosas hay tan personales y subjetivas en la pesca a mosca como el bajo de línea, por lo que quizás no es la mejor opción copiar el bajo de línea de otros pescadores. Quizás es un camino más largo y lento, pero experimentar con distintos bajos de línea, permite comprender cómo funciona un bajo de línea y cuando llegas a ese punto los resultados y el grado de satisfacción seguro que compensan con creces el tiempo invertido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s