Pescando Truchas con Streamer

La pesca de truchas con streamers está ganando popularidad en los últimos años, este articulo habla sobre la pesca con Streamer y su estrategia en distintas situaciones de pesca

En los últimos tiempos, solo hay que hacer una revisión por diferentes sitios web de cualquier parte del mundo para ver que hay una pequeña revolución en torno a la pesca de truchas con streamer (realmente, no solo de truchas). Este revuelo en torno a los streamers tiene bajo mi punto de vista dos patas sobre las que se apoya firmemente. Por un lado, la evolución en el montaje de streamer, tanto por la introducción de nuevos materiales y la explosión de patrones que hacen de los streamer, especialmente de los de gran tamaño, unas moscas muy atractivas visualmente y que además se pueden lanzar mucho mejor que otros patrones anteriores, y la segunda pata donde se apoya este fenómeno es sin duda la tremenda espectacularidad que depara el ataque de un pez sobre el streamer.

BLACK DEMON

La pesca con streamer es una pesca que puede considerarse simple o compleja dependiendo de la perspectiva que quieras verlo.

Tradicionalmente se pescaba lanzando “down-across”, es decir lanzando a la orilla contraria con aproximadamente un ángulo de 45º y dejando derivar cruzando la corriente mientras dabas “tirones de la línea”, esto es simple y quizás un poco monótono, pero aun así “da” truchas. Esta puede ser la perspectiva simple de la pesca a Streamer.

Llegados a este punto, puedes darle una vuelta de tuerca y pescar con streamer adaptando tu estrategia  al río o actividad de los peces. La pesca con streamer puede alcanzar un nivel de complejidad y tecnicidad que requiere mucho tiempo en el río para poder lograr un control adecuado de la técnica. Eso conlleva tener conocimientos tanto del material que usas como, y mucho más importante, como poder sacarle partido en el agua.

Como no quiero ni pretendo escribir un libro sobre la pesca a streamer, por tanto voy a limitarme a describir varias situaciones típicas que solemos encontrarnos en el río y explicaré cómo las afronto.

Pesca en una corriente fuerte:

El nombre de Streamer no aparece por casualidad, viene de stream (corriente) y por tanto no podía ser el otro el primer tipo de aguas del que hablar. Aquí tengo presentes siempre tres conceptos: el streamer tiene que bajar cerca del fondo, debe estar construido para que mantenga un perfil adecuado y debe ser una pesca lenta.

Para este tipo de aguas uso líneas de punta hundida, e hundimiento medio/rápido, bajos cortos, y streamers que mantenga un perfil adecuado. ¿Qué quiere decir esto? pues hay que tener en cuenta que si pescas aguas abajo en con un streamer con materiales muy bandos, la fuerza de la corriente colapsará totalmente los materiales y perderán la forma que le presuponemos. Suelo usar zonkers o streamers con bucktail en este tipo de aguas, además suelo utilizar streamers de cierto peso para contrarrestar la tendencia de la corriente a elevar la mosca hacia la superficie. 20180325_122922En corrientes fuertes, tengo dos formas muy básicas de pescar, si tengo posibilidad de entrar al río y situarme en la vena principal de la corriente, lanzo totalmente aguas abajo y voy subiendo el streamer lentamente por la corriente( para ello una linea totalmente hundida es ideal). La otra forma de pescar estas aguas es lanzando al lado contrario de la corriente en intentar que el streamer cruce la corriente de forma transversal, para ello intento variar el lance de forma que el streamer cruce a diferentes profundidades. Y muy importante, siempre trato de pecar lento, con recogidas lentas, al fin y al cabo la corriente ya pondrá de su parte e imprimirá mucho movimiento al streamer.

Pesca en tablas de aguas rápidas:

Este tipo de aguas son, bajo mi punto de vista, los lugares más productivos cuando se pesca con Streamer. Son aguas que se mueven rápido pero de una forma menos focalizada que una corriente fuerte y además permite mucha más amplitud, por lo que el campo de visión de la trucha es mayor. En este tipo de ambiente, me gusta usar líneas de punta hundía con una velocidad de hundimiento 3 y streamer ligeramente lastrados. Aquí me gusta lanzar a la orilla opuesta con un angulo de 90º o incluso aguas arriba, dejar que el Streamer baje derivando y cogiendo profundidad (haciendo correcciones que lo permitan) y una vez que llegue a la altura que considere adecuada comenzar la recogida. En estas zonas prefiero hacer recogidas rápidas con tirones cortos y con cambios de velocidad. Muy importante en este tipo de aguas es identificar las zonas más propicias, buscando irregularidades de fondo, obstáculos, grandes rocas… la insistencia en esos puntos suele dar buenos resultados.

Cuando el río es muy uniforme, suele funcionar muy bien pescar al “swing”, provocando movimiento con la puntera de la caña, para ello streamers muy móviles son fundamentales

Pesca en tablas de corriente uniforme / lenta: 

Si tuviera que quedarme con un tipo de aguas para pescar a streamer, sin duda lo haría con este tipo de escenarios. No porque sean los más productivos, sino porque son el ambiente en los que puedes desarrollar más tu creatividad.

En estas situaciones me gusta usar bajos de línea largos, de fluorocarbono y moscas muy ligeras. ¿Cómo pescar este tipo de aguas? Yo generalmente afronto la pesca aplicando diferentes presentaciones. Siempre empiezo con presentaciones muy sutiles, haciendo correcciones de línea para permitir que el streamer nada casi en deriva libre, aplicando alguna pequeña recogida de forma un tanto aleatoria. Si no tengo éxito de la forma anterior, paso al segundo punto: lance ligeramente aguas arriba para evitar ruidos y cuando el streamer llega al punto donde considero que debe empezar a trabajar comienzo con una recogida con tirones cortos y de forma continua, eso sí, me gusta alternar velocidades, es decir: acelerar o ralentizar el ritmo de recogida. Si esto sigue sigue sin surtir efecto, paso al tercer y último punto de mi estrategia, que por supuesto es el más agresivo. Lanzo aguas abajo intentando llegar a la otra orilla y casi desde que el streamer toca el agua comienzo con recogidas bruscas y caóticas, alternando fuertes tirones o paradas súbitas, sin intentar dar continuidad o regularidad.

BLACK ANG OLIVE BAITFISH

Con este último tipo presentación no repito muchos lances, la experiencia me dice que es algo así como todo o nada, o engañas al pez en los dos o tres primeros lances o perderás la oportunidad de pescarlo.

Pozos profundos:

Para mi, son un lugar contradictorio, pues me parecen difíciles y poco productivos pero aun así excepcionalmente atractivos porque son escenarios donde puedes capturar truchas de gran tamaño. Aquí no hay muchas alternativas técnicas. La idea es llegar al fondo con una mosca ligera. Por eso uso líneas de hundimiento rápido y ato un streamer ligero, sin nada de pesco en un bajo de aproximadamente 9 pies. es imprescindible un streamer sin peso porque si lo llevas cerca del fondo, la más mínima parada lo llevará caer hasta el propio fondo creando por tanto continuos enganchones. La pesca suelo hacerla intercalando recogidas rápidas con pequeñas pausas, pero todo ello siempre cuando creo que el streamer ya ha llegado a las cercanías del fondo. Muy importante en esta pesca es conocer la fauna del río, si hay algún tipo de pez pasto, alevines jóvenes… siempre serán el objetivo a imitar.

20180607104214_IMG_4690

Y con esto, creo que acabo!

Un saludo

Pescando con ninfas ligeras: Cuando la pesca con ninfa no es cuestión de peso.

Los que me conocen, saben que pescar con ninfas ligeras es una de las técnicas que más me hace disfrutar y, desde luego, no desaprovecho ninguna ocasión para atar una ninfa en el tippet. Por esa razón me he animado a escribir un artículo donde hablar sobre las ideas básicas en las que me apoyo cuando quiero pescar de esta manera.

sight f nymph
Por su comportamiento y abundancia, las imitaciones de bétidos son con frecuencia una garantía de éxito

Una vez llegados a este punto, lo ideal sería definir qué es una ninfa ligera. Y digo bien, lo ideal, porque en algunos casos una ninfa ligera y otra de un peso medio/bajo se encuentran bailando en una línea muy fina. Yo normalmente digo que una ninfa ligera es aquella que puedes lanzar con un bajo largo y que no cree apenas dificultades/interferencias en el desarrollo del lanzado (Cuando hablo de lanzarlas con un bajo largo, no me refiero a la pesca al hilo). Con lo dicho anteriormente entramos en otra definición de poca calidad, puesto que la técnica del pescador tiene también mucha influencia, por esa razón creo que lo más útil es comentar cuales son aquellas ninfas que yo considero “ninfas ligeras”. En esa definición, para mí tienen cabida las ninfas que no tienen nada de peso añadido, las que tienen alguna vuelta (3-5) de plomo de poco grosor, las que llevan una bola de latón de tamaño igual o inferior a 2,3 mm o las que llevan una bola de tungsteno de 1,5 mm (aunque estas últimas no suelo usarlas). Otra consideración importante: Cuando hablo ninfas ligeras, el tamaño es indiferente, digo esto porque en muchos casos de asocia ninfas ligeras con ninfas pequeñas, pero nada más lejos de la realidad.

czech nymph

En cuanto a cañas, bajos o, líneas más adecuadas para pescar con esta técnica, hay que decir todo ello se encuentra bajo la influencia del dragado. Hay que tener en cuenta que la ninfa va sumergida y una parte del tippet también lo estará. La velocidad de la corriente es mayor en la superficie y va decreciendo a medida que aumenta la profundidad y por esa razón la parte del bajo que está hundida actuará como un ancla, la diferencia de velocidad entre la parte del bajo sumergida y la parte que flota sobre la superficie crea una tensión que nos lleva directamente a la aparición del temido dragado y eso impide una deriva natural de la ninfa. Por esa razón el equipo que utilicemos debe estar pensado para evitar el dragado tanto como seamos capaces. En consecuencia, si tuviera que elegir mi equipo ideal, me quedaría con una caña de 10 pies y bajos largos, que tengan un ahusamiento poco pronunciado y con un tippet generalmente  muy largo. En cuanto a líneas, prefiero usar cañas de línea 4, con un cono delantero más bien corto, lo cual nos permite disponer de la energía suficiente para mover esos bajos largos con soltura. Y evidentemente llegados a este punto, a todo ello es muy útil acompañarlo de una buena técnica de lanzado, especialmente en cuanto a lances de presentación. Aquí hay que tener en cuenta que en muchos casos la mejor forma de conseguir una deriva natural es con lances aguas abajo.

green buzzer
En ocasiones, un poco de brillo es muy útil cuando las truchas no están muy activas

Una vez dicho todo lo anterior, ya solo queda meterse en el río y empezar a pescar.

Cuando pretendemos pescar con ninfas ligeras, lo ideal es buscar aguas tranquilas, las tablas de ríos de llanura son el lugar ideal, aunque casi en cualquier lugar se pueden encontrar posturas adecuadas para su uso.

eds
Un lugar perfecto para usar ninfas muy ligeras y una pesca tranquila

Pescar con esas ninfas se puede afrontar de dos formas diferentes, por un lado podemos dejar que las ninfas naveguen en una “deriva muerta” o imprimirle un poco de movimiento a las artificiales.

killer bug3
Killur bug, imitaciones muy generalistas pero que siempre habrá algo parecido en el agua y de ahí su éxito

Si pescamos a usando derivas muertas, tenemos que tener disponer de algo que nos muestre cuando el pez toma la ninfa. Esto es fácil de solucionar, se puede usar un indicador de picada (ya sea una mosca seca o uno clásico) que es la forma más sencilla y que además funciona estupendamente o se puede usar un bajo de línea con la parte gruesa de un color visible, con ese bajo de línea bien engrasado, pueden intuirse las picadas claramente cuando el bajo hace algún extraño (creo que esta última opción en la mes me gusta). Pescar con “deriva muerta” se adapta muy bien a tablas de flujo laminar y uniforme, corrientes suaves, raseras, etc..

La otra forma de pescar con ninfas ligeras consiste en intentar imprimir un cierto movimiento a las artificiales. Para ellos debemos lanzar y recoger lentamente. Esto es simple y complicado al mismo tiempo. Simple porque es una pesca que no tiene grandes exigencias técnicas, pero al mismo tiempo complicado porque lo difícil es dar con la cadencia adecuada, o más bien adaptarla a las condiciones que marca el río, pues dependiendo de los insectos que estén activos debemos variar la recogida de la línea.Pescar así está especialmente indicado en tablas muy lentas o grandes pozos. En estas circunstancias, las ninfas como muchas fibras sueltas que le den movilidad a la ninfa, sin lugar a dudas, la mejor opción. Sobre la cadencia y estilo de recogida, es difícil recomendar algo concreto porque como he dicho, es algo bastante complejo, pero si diré que hay que intentar que cada desplazamiento de las ninfas sea muy corto, incluso podría decirse que en ocasiones cuanto más cortos sean los desplazamientos que provoquemos mayores probabilidades de éxito tendremos.

green butt pheasant
Un torax con fibras largas suele ser sinónimo de eficacia en estas condiciones

Llegados a este punto, creo que lo mejor es acabar aquí para no extenderme demasiado, aunque si genera interés entre los que leeis, podría escribir alguna entrega más.

truchaninfa
Y si las ideas están claras y las ejecutamos bien, el resultado termina llegando

Un saludo y recuerda: usa esta información para tratar bien a los peces!

Reflexiones en alto sobre las lineas de pesca con mosca

Tras varias conversaciones con conocidos en los últimos tiempos sobre líneas y su implicación en el lanzado he decidido escribir un pequeño artículo donde dar mi visión sobre ellas. No quiero entrar en aspectos muy técnicos porque la idea es dar un poco de luz a los que no tienen muchos conocimientos sobre este tema y porque posiblemente no esté lo suficientemente preparado para poder hacerlo a un nivel superior.

fly fines.jpg

Lo primero de todo, decir que una línea es simplemente un instrumento que nos permite mandar lejos una mosca ligera, todo ello, gracias a su  propio peso junto con la energía que le proporcionamos con nuestra caña durante el lanzado.

Entonces: ¿Qué cosas tienen influencia en una línea? Vamos a ello.

 

El perfil y a distribución del peso en la línea:

Ambas cosas condicionan enormemente el comportamiento de una línea, esto va mucho más allá de si la línea  es DT o WF. Hay otras aspectos que tienen mucha influencia en el comportamiento de la línea pero que generalmente se desconocen. En ese sentido, hay cosas que deben tenerse en cuenta a la hora de comprar una línea, puesto que la elección de la línea tiene una relación directa entre poder lanzar con comodidad o con dificultad. Podemos encontrar una gran variedad de perfiles en el mercado, cada uno se adapta mejor a unas u otras situaciones y muchas veces elegir entre distintas líneas puede ser un quebradero de cabeza. Por esa razón, creo que cuando quieres comprar una línea, debes ante todo pensar el tipo de pesca que vas a hacer con ella y buscar la línea que se adapte a ello.

La relación entre el perfil y la distribución del peso de la línea es muy evidente y por tanto su implicación en el lanzado puede tratarse de forma conjunta.

Entonces: ¿Cómo influye el perfil en el lanzado? Ok, voy a intentar simplificar un poco como funcionan las líneas.

Para poder llevar a cabo esta simplificación vamos a hacer una dicotomía simple: Cono delanteros largos o conos delanteros cortos.

  • Un cono delantero largo (para mí largo significa superior a unos 4,5m) tiene como característica principal que su punta es mucho más ligera que la parte trasera. Esto facilita la disipación de la energía que hemos proporcionado a la línea y por tanto en teoría cuando llega al agua puede hacerlo de una forma más suave. También el hecho de que la masa de la línea disminuya notablemente en la punta permite que ésta aumente su velocidad y por tanto es más fácil conseguir bucles estrechos, los cuales son muy útiles en algunas circunstancias. Por otro lado, este tipo de línea destaca si quieres hacer lances rodados o cuando necesitas hacer mendings (correcciones de línea), puesto que la masa trasera de la línea es muy superior a la que tienen en la punta y por tanto es más fácil “tirar de ella”. Como contrapartida, este tipo de línea no es adecuada para pescar muy en corto, puesto que al tener poco peso en los primeros metros, resultará más difícil generar carga suficiente en la caña. El viento tiene bastante influencia sobre ellas. Tampoco son adecuadas para usar bajos muy largos por lo comentado anteriormente, disipan más cantidad de energía y eso puede provocar que no tengas energía suficiente para mover un bajo muy largo. Como ejemplos de este tipo de línea encontramos: Las Royal Wulff TT, Rio LT, Scientific Anglers VPT o Guideline Presentation por citar algunas.

 

  • Cono delantero corto: Podría aplicarse justo lo contrario de lo expuesto anteriormente. Éstas líneas tienen un cono delanteroque decrece de forma más brusca y la diferencia de peso entre la punta y la parte trasera aunque sigue existiendo, ya no es tan evidente. Facilitan generar carga con menos cantidad de línea y son muy eficaces para poder lanzar bajos más largos o moscas con más peso. Por el contrario, sus puntos débiles son que es más difícil conseguir posadas suaves que con las anteriores, aunque en ese sentido, considero que la técnica del lanzador tiene mucha influencia en la suavidad de la posada, pero si nos quedamos con la teoría, sí que deberían tener una posada más brusca y que  el mayor peso en la punta, dificulta que sea arrastrada al realizar un lance rodado. Como ejemplo de este tipo de líneas tenemos Rio Gold, Scientific Anglers MPX, Guideline Experience, ect.

 

El peso de la línea: he ahí el gran dilema! El peso de la línea suele crear gran confusión para muchos pescadores y además es un tema muy controvertido. Para entender esto hay que tratar a la línea desde un punto de vista numérico.

¿Qué quiere decir que una caña es el número 5? pues la respuesta más evidente sería decir que  es aquella que está diseñada para lanzar una línea 5, pero esto es muy relativo, porque no es lo mismo estar volando 4 metros de una línea 5 o 25 metros, el peso que estaríamos moviendo es muy diferente, y eso nos indica lo ambigua que es la numeración de la caña.

Por esta razón creo que tenemos que pensar  no el número de línea, sino en el peso que estaremos volando. Según la AFTMA, una línea se clasifica como 5 si el peso de sus primeros 9,15 metros pesan en torno a 140 grains (algo así como 9,07 gramos). Esa cantidad de masa la podemos igualar con pocos metros de una línea 9 o con muchos de una línea 2, la caña podría lanzar cualquiera de esas líneas si se ajusta la cantidad de línea que estés volando, o en otras palabras, si volamos la cantidad de línea que nos de la masa adecuada para la caña que estés usando.

¿Cómo podemos apicar esto en una situación de pesca? Pues por ejemplo si tienes una caña de línea 5, la elección de la línea tiene que ver con la distancia que vayas a lanzar. Si vas a pescar de punta o muy en corto, seguramente saques más partido a poner una línea 6 y si por el contrario vas a pescar muy largo y usas una línea 4 no sentirás tu caña va sobrecargada. (evidentemente todo esto depende de la caña que uses, que también daría para un artículo).

Otro aspecto importante es el estilo de lanzado que tengas. Si tienes un golpe de lanzado agresivo (rápido y brusco), puedes generar más carga en la caña con menos peso de linea. Todo esto lo explica la física, pero no quiero entrar en ello.

woda siwa
Una linea superior a la recomendada y con un cono corto, puede ser una gran elección para una situación como la que se presenta aquí

 

La longitud de la cabeza (en el caso de líneas WF): Las líneas WF tienen una cabeza en la que se concentra el peso de la línea y un running, que es una sección fina cuyo objetivo es mejorar el disparo de la cabeza. Una vez que has sacado toda la cabeza de la línea por la puntera de la caña, es difícil volar muchos más metros, y cuanto más metros de running estés volando más se complica, por lo tanto: es hora de disparar la línea. La longitud de la cabeza es importante en función del escenario en el que estés pescando. Si pescas un río pequeño/mediano, una cabeza de 8 metros será más que suficiente, pero será complicado si quieres pescar con esa misma línea en grandes ríos donde necesitas lances que rondan o superan los 20 metros de forma habitual, porque una cabeza corta no tiene la suficiente masa como para hacer disparos de línea muy largos. Sin duda, podrás lanzar más largo cuanto mayor sea la longitud de cabeza que puedas controlar, aunque de forma general, hay que decir que lanzar muy largo pescando en ríos puede ser contraproducente.

porma
Una linea más ligera de lo recomendado, con un cono largo y una cabeza también larga puede ser una gran elección para pescar ríos como este

Otros aspectos a tener en cuenta en la línea podría ser que tengan un recubrimiento que deslice bien, lo cual tiene mucha influencia en el lanzado, si es flotante debe flotar bien alta, especialmente importante en la punta, debe tener una durabilidad adecuada (no quiero que tenga de durar demasiado, más bien que no debe durar demasiado poco), debe tener la menor memoria posible, etc.

Y creo que hasta aquí he llegado. Supongo que me habré dejado alguna cosa sin comentar o no habré sido lo suficientemente claro en otras. Posiblemente tenga errores o incluso ningún acierto pero sí que puedo decir que es tal como yo veo este amplio mundo de las líneas de pesca. ¡Si tienes cualquier duda, consulta o debate que proponer, házmelo saber!

 

Rozando las nubes con la caña en la mano: Pescando en alta montaña

La pesca en ríos de alta montaña es algo casi vocacional para mí.

IMG_5032.JPG

Es el camino más sencillo para unir dos de mis grandes aficiones: pesca con mosca y andar por la montaña.

Cuando hablo de pesca en ríos de alta montaña, hablo de un tipo de escenario concreto, donde la altitud es algo relativo.

Estos ríos suelen tener como distintivo: cauces de tipo torrencial, con alternancias de pozas y saltos de agua, frecuentemente no mucha vegetación de ribera y peces muy voraces.

 

La altitud del cauce es muy relativa, pues un río cercano a los 2000 m de altitud en el sur de España puede tener unas características similares a ríos que estén a 400-500 metros en el centro o norte de Europa.

woda siwa.jpg
En rios de montaña de centroeuropa es muy habitual encontrar bosques de abetos y piceas por las orillas

En la península ibérica debido a su compleja orografía, se puede encontrar gran variedad de ríos que encajan en la descripción, por lo que es algo familiar y accesible para casi cualquier pescador.

La truchas en este tipo de ríos suelen ser agresivas, peleonas y muy activas. Pescar en uno de estos ríos suele deparar buenos recuerdos por la combinación que dan la calidad de pesca y el ambiente.

LLegados a este punto y en base a mi experiencia voy a enumerar una serie de recomendaciones que deberían tenerse en cuenta cuando se pretende pescar en uno de estos ríos.


  • Estos ríos exigen un mínimo en cuanto a condición física, afronta solo ríos que sean asequibles a tu capacidad. Valora siempre la seguridad física por encima de las capturas, he visto caídas graves por pescar una trucha. Creo que no merece la pena.
  • Lleva ropa lo más cómoda posible, incluso si el río lo permite,  yo prefiero pescar sin vadeador, eso te permite ser más hábil y te da una mayor movilidad. En caso de no llevar vadeador, un buen calzado de montaña es importante. Ten en cuenta la variabilidad meteorología que se puede dar en zonas de montaña al elegir la ropa que llevas.
  • Aligera peso en cuanto a material de pesca, en este tipo de ríos los peces no son demasiado selectivos y con una pequeña selección de moscas puedes afrontar la jornada sin temor. En este tipo de ríos suelo llevar un “lanyard” con los accesorios imprescindibles y una pequeña caja de moscas donde generalmente, no van más de 40 unidades en total.

    CADDIS HI-VIS
    Moscas volumisonas, visibles y de buena flotabilidad suelen ser la mejor opción
  • Lleva agua y comida. En muchos casos lo cristalina de las aguas invita a pensar que se puede beber directamente del río, pero la aparente pureza del agua no garantiza su potabilidad. Otra alternativa es llevar un purificador de agua, ocupan poco y son muy solventes. En cuanto a comida, mejor evitar comidas que conlleven una digestión pesada. Chocolate o barritas energéticas pueden marcar la diferencia.
  • No te expongas a la vista de los peces. Las truchas en estos ambientes suelen mostrarse muy asustadizas. Pescar truchas aquí es fácil si afrontas bien la situación.
  • Usa moscas voluminosas, imitaciones de terrestres o atractoras en general. Estos peces no suelen desaprovechar oportunidades. En ocasiones una buena opción es hacer golpear la mosca de forma brusca (sin que la línea lo haga).
  • Y por último dejo lo que para mí es más importante. Trata bien a los peces, no dejes basura, trata con respeto al entorno y sus habitantes. Y sobre todo, abre los ojos, y disfruta

    tail iberian
    Pescar en estos ríos nos dará acceso a pequeñas joyas que estamos obligados a conservar.

 

 

 

 

¿Emergen moscas? ¡Pesquemos con ninfas!

Pongámonos en situación: Nos encontramos en una tabla de nuestro río favorito (o ideal), vemos moscas derivando por la superficie y los peces comienzan a comer en superficie, ¿quién podría resistirse a atar una mosca seca y lanzársela a esa trucha que está comiendo emergentes confiadamente a intervalos de tiempo constantes? 

Pues siendo sincero, yo soy uno de esos que no se resistiría. Aunque también, en situaciones como esas, en ocasiones me gusta practicar una alternativa muy entretenida: pescar con ninfas ligeras.

caddis pupaa

Cuando hablo de ninfas ligeras me refiero a ninfas sin nada de peso o a lo sumo una cabeza de latón. Aquí el objetivo es que tengan una deriva similar a la que tienen las ninfas naturales. Por esa razón es mejor olvidarse del tugnsteno, no es necesario profundizar, los peces están comiendo cerca de la superficie.

En relación con este tipo de pesca, hay que decir que no es nada descabellado pescar con ninfas durante una emergencia de insectos, puesto que nosotros los vemos cuando ya derivan por la superficie, pero evidentemente antes han tenido un viaje desde el fondo del río hasta su superficie. Este periodo puede ser más largo de lo que pueda parecer y por tanto, las truchas van a aprovecharlo, no tengáis duda de ello.riolight

 

Cuando pesco de esta manera suelo hacerlo de 3 maneras diferentes:

 

La primera y más sencilla es usar un indicador de picada, que puede ser un indicador propiamente dicho o una mosca seca que se vea bien. Ambas soluciones tienen sus ventajas y desventajas, pero siempre cumplen indistintamente de la que elijas. Su gran ventaja es que te permite saber con bastante exactitud por donde está pasando la ninfa al tener una referencia en la superficie. Es por tanto muy útil para lanzar a un pez delate su presencia al cebarse en superficie.

 

Otra alternativa muy interesante que uso es pescar casi de punta, con un par de ninfas y detectando la picada por tensión. Este método lo descubrí hace años mientras leía sobre la mosca RS2 de Rin Chung (una mosca fantástica por otra parte). Chung con sus RS2( que no son otra cosa que una ninfa emergente sin peso) pescaba casi de punta, con lances por debajo de 10 metros, utilizando bajos de línea entorno a 4,5m lanzando a 45º aguas arríba y dejando derivar las moscas libremente pero siempre manteniendo un cierto grado de tensión que permite detectar las picadas. Para evitar el dragado, es aconsejable mantener la caña un poco levantada para tener el mínimo de línea posible sobre el agua. Aunque parece sencillo, cuesta un poco de tiempo controlar este tipo de pesca, pero una vez conseguido es una forma que permite cubrir mucha agua. Para mi este método destaca pescando corrientes laminares no muy rápidas, y desplazandote aguas abajo tal como si estuvieras pescando salmones.

redspots

Y finalmente queda la alternativa más visual y sibarita, que es pescar aguas arriba usando una ninfa sin peso y detentando la picada a través de la deriva del bajo de linea. Evidentemente este método no sirve para cualquier situación, es adecuado para pescar en zonas de aguas lentas. Para tener éxito con este método, lo aconsejable es engrasar bien el bajo excepto los últimos centímetros. De esa forma la ninfa navegará muy cerca de la superficie y si el pez se la come, podremos ver que el bajo de linea hace algún extraño en la deriva y es el momento de clavar. No es una forma sencilla de pescar un pez, pero si es muy satisfactoria y además es mi forma preferida de afrontar la captura de una trucha selectiva. Para mejorar la visibilidad del bajo de linea puedes meter el butt (la parte gruesa) en un hilo de color, también hay bajos cónicos que están preparados para esta situación, se me ocurre por ejemplo el –transition nymph leader- de frog hair.

 

¿Qué moscas usar? no hace falta complicarse demasiado, yo suelo usar para estas situaciones pheasant tails, Hare ears, RS2, Gammarus, emergentes de dípteros… y en ocasiones emergente de CDC con la pluma bien mojada para que se hunda.

 

Conversaciones con mi bajo de línea

El bajo de línea es un elemento fundamental cuando intentamos pescar con mosca, del bajo de línea depende en buena medida el éxito o el fracaso cuando pretendemos engañar un pez, y aún así no se suele dar esa importancia que se merece, sobre todo si lo comparamos con otras partes del equipo.

Con este artículo quiero hablar sobre mi visión en cuanto a cómo construir un bajo de línea y cómo adaptarlo a cada circunstancia que nos encontremos.

Lo primero de todo que hay que entender de forma conceptual que es un bajo de línea: Un bajo de línea es un elemento que une la línea y la mosca, que generalmente es decreciente para permitir que la energía que es transmitida desde la línea vaya disipándose para permitir que la mosca tenga una posada suave.

Tiene 3 partes claramente diferenciadas: el butt que es grueso, la parte intermedia que es decreciente y el tippet, que es la última sección del bajo y donde va atada la mosca. La proporción de estos tres elementos es fundamental en el correcto funcionamiento del mismo. De esa forma considero que los bajos anudados son la única alternativa viable para conseguir un bajo de línea adecuado para nuestras necesidades. Con esto no quiero decir que los bajos cónicos que pueden comprarse sean malos, nada más lejos, pero su perfil está prefijado de fábrica y por tanto es poco adaptable.

A la hora de confeccionarlo se pueden utilizar dos caminos, por un lado usar múltiples secciones con una disminución gradual que disminuya 0,05/0,1 mm o se puede optar por simplificarlo y realizar unos saltos más grande entre diámetros y disminuyendo el número de secciones. Yo personalmente opto por esta segunda opción porque creo que disminuyendo el número de nudos eliminamos puntos conflictivos en el bajo de linea y porque realmente no encuentro una diferencia significativa entre ambos tipos de bajos.

Cuando quiero un bajo para una circunstancia concreta, siempre lo hago desde un enfoque “matemático” e intento construirlo respetando unas proporciones. Generalmente uso como base la proporción 50/30/20. Es decir, un butt que tenga un 50% de la longitud del bajo, una sección decreciente de un 30% y un tippet de un 20%. Para el butt lo recomendable serían un grosor entre 0,55 y 0,45, la sección intermedia tendría un tramo del 0,35/030mm y otro de 0,20/0,18 mm acabando en una microanilla donde atar el tippet que sería del grosor que considere necesario para cada situación.

Evidentemente esta proporción no es inamovible (todo lo contrario), y en función de las sensaciones puedo modificarlo sobre la marcha. Si el bajo transmite mucha energía disminuyo la longitud del butt y si por el contrario el bajo se colapsa y no me permite moverlo bien, disminuyo la longitud de las partes con menos grosor (esto siempre hablando como una solución rápida a pie de río).

A la hora de elegir la longitud y el diseño del bajo es muy importante tener en cuenta varios factores.

  • Cuando mayor es el volumen, peso o resistencia aerodinámica de la mosca, más corto y con mayor proporción en el butt debe tener el bajo y viceversa.
  • Partiendo que tener una bajo construido equilibradamente, un bajo más corto permite un poco más de precisión que uno largo.
  • Con viento, un bajo largo es más difícil de controlar.
  • Un bajo largo, siempre que se pueda controlar perfectamente, permite evitar dragados más eficazmente

Llegados a este punto queda buscar el bajo que nos permita cómodo, evidentemente la experiencia hace que sea más fácil, pero creo que cualquier pescador está perfectamente preparado para encontrar un bajo adecuado siguiendo simplemente sus sensaciones y corrigiendo en función del comportamiento del bajo que estén usando.

silver trout2.jpg
Tener un bajo adecuado es realmente importante para intentar pescar peces selectivos como esta trucha cantábrica.

Y para acabar el artículo, me gustaría decir que no pocas cosas hay tan personales y subjetivas en la pesca a mosca como el bajo de línea, por lo que quizás no es la mejor opción copiar el bajo de línea de otros pescadores. Quizás es un camino más largo y lento, pero experimentar con distintos bajos de línea, permite comprender cómo funciona un bajo de línea y cuando llegas a ese punto los resultados y el grado de satisfacción seguro que compensan con creces el tiempo invertido.

¿Cómo pescar a principio de temporada sin perdigones y sobrevivir en el intento?

Aprovechando que en la temporada está a punto de comenzar, voy a hablar de mi visión sobre la pesca en estos días.

También quiero aclarar que a pesar de los que pueda insinuar al título, no es un alegato en contra de los perdigones, no quiero decir que no pesquen truchas, sino que hay otros caminos muy diferentes que también permiten pescar a alguna despistada.

earlyseason.JPG

El factor principal a tener en cuenta para pescar estos días es que las truchas ahora están débiles. Tras realizar la freza y pasar el periodo invernal, las truchas no están muy fuertes y eso es clave para afrontar su pesca.

Ante esa debilidad comentada de los peces implica dos cosas: las truchas intentarán estar en lugares donde gasten poca energía y es posible que tengan una mayor predisposición a atacar a lo que consideren que aporta más energía (es decir: algo grande).

En ese sentido yo siempre busco pescar en zonas profundas, con poco corriente o las zonas de remansos que se forman frente a corrientes fuertes. En esos escenarios hay sin duda dos tipos de señuelos que destacan: Streamers y grandes ninfas (y si tienen colores llamativos suelen ayudar). Pescar con esos señuelos ahora requiere una pesca de insistencia, lenta y con paciencia. La trucha posiblemente no hará grandes desplazamientos y lo adecuado sería poner la mosca cerca de su boca.

blacksculpin.jpg

También hay tiempo para pescar en superficie. Es posible que no todos los días se pueda, pero sin duda, si las moscas aparecen, las truchas suelen dar la cara. La pesca a mosca seca es cosa de grandes efémeras de tonos marrones (pardones) o de pequeñas efémeras olivas (Rhodani o similares). Si las truchas comen arriba, suelen hacerlo de forma franca y poco selectiva, luego no pierdas la oportunidad. Esto de no perder la oportunidad es importante tenerlo en cuenta, porque estas emergencias se dan en torno al medio día, justo a la hora de comer, así que valora que es lo que más te interesa, comer o pescar, yo lo tengo claro.

Y por último quería hablar de lo que yo considero de mayor importancia. Antes hablaba de que las truchas estarán débiles, por lo que debemos actuar en consecuencia. Creo que es muy importante acortar la pelea tanto como sea posible, yo uso hilos resistentes que me permiten acortar la pelea sin miedo a roturas. La ecuación trucha débil  y pelea larga y extenuante conlleva un alto porcentaje de acabar en tragedia, no creo que debamos comprometer la salud de los peces que pesquemos.

redspots.jpg

Ahhhh, y llevad ropa de abirgo, que el agua estará fría!

Miguel.