¿Emergen moscas? ¡Pesquemos con ninfas!

Pongámonos en situación: Nos encontramos en una tabla de nuestro río favorito (o ideal), vemos moscas derivando por la superficie y los peces comienzan a comer en superficie, ¿quién podría resistirse a atar una mosca seca y lanzársela a esa trucha que está comiendo emergentes confiadamente a intervalos de tiempo constantes? 

Pues siendo sincero, yo soy uno de esos que no se resistiría. Aunque también, en situaciones como esas, en ocasiones me gusta practicar una alternativa muy entretenida: pescar con ninfas ligeras.

caddis pupaa

Cuando hablo de ninfas ligeras me refiero a ninfas sin nada de peso o a lo sumo una cabeza de latón. Aquí el objetivo es que tengan una deriva similar a la que tienen las ninfas naturales. Por esa razón es mejor olvidarse del tugnsteno, no es necesario profundizar, los peces están comiendo cerca de la superficie.

En relación con este tipo de pesca, hay que decir que no es nada descabellado pescar con ninfas durante una emergencia de insectos, puesto que nosotros los vemos cuando ya derivan por la superficie, pero evidentemente antes han tenido un viaje desde el fondo del río hasta su superficie. Este periodo puede ser más largo de lo que pueda parecer y por tanto, las truchas van a aprovecharlo, no tengáis duda de ello.riolight

 

Cuando pesco de esta manera suelo hacerlo de 3 maneras diferentes:

 

La primera y más sencilla es usar un indicador de picada, que puede ser un indicador propiamente dicho o una mosca seca que se vea bien. Ambas soluciones tienen sus ventajas y desventajas, pero siempre cumplen indistintamente de la que elijas. Su gran ventaja es que te permite saber con bastante exactitud por donde está pasando la ninfa al tener una referencia en la superficie. Es por tanto muy útil para lanzar a un pez delate su presencia al cebarse en superficie.

 

Otra alternativa muy interesante que uso es pescar casi de punta, con un par de ninfas y detectando la picada por tensión. Este método lo descubrí hace años mientras leía sobre la mosca RS2 de Rin Chung (una mosca fantástica por otra parte). Chung con sus RS2( que no son otra cosa que una ninfa emergente sin peso) pescaba casi de punta, con lances por debajo de 10 metros, utilizando bajos de línea entorno a 4,5m lanzando a 45º aguas arríba y dejando derivar las moscas libremente pero siempre manteniendo un cierto grado de tensión que permite detectar las picadas. Para evitar el dragado, es aconsejable mantener la caña un poco levantada para tener el mínimo de línea posible sobre el agua. Aunque parece sencillo, cuesta un poco de tiempo controlar este tipo de pesca, pero una vez conseguido es una forma que permite cubrir mucha agua. Para mi este método destaca pescando corrientes laminares no muy rápidas, y desplazandote aguas abajo tal como si estuvieras pescando salmones.

redspots

Y finalmente queda la alternativa más visual y sibarita, que es pescar aguas arriba usando una ninfa sin peso y detentando la picada a través de la deriva del bajo de linea. Evidentemente este método no sirve para cualquier situación, es adecuado para pescar en zonas de aguas lentas. Para tener éxito con este método, lo aconsejable es engrasar bien el bajo excepto los últimos centímetros. De esa forma la ninfa navegará muy cerca de la superficie y si el pez se la come, podremos ver que el bajo de linea hace algún extraño en la deriva y es el momento de clavar. No es una forma sencilla de pescar un pez, pero si es muy satisfactoria y además es mi forma preferida de afrontar la captura de una trucha selectiva. Para mejorar la visibilidad del bajo de linea puedes meter el butt (la parte gruesa) en un hilo de color, también hay bajos cónicos que están preparados para esta situación, se me ocurre por ejemplo el –transition nymph leader- de frog hair.

 

¿Qué moscas usar? no hace falta complicarse demasiado, yo suelo usar para estas situaciones pheasant tails, Hare ears, RS2, Gammarus, emergentes de dípteros… y en ocasiones emergente de CDC con la pluma bien mojada para que se hunda.

 

Anuncios

Conversaciones con mi bajo de línea

El bajo de línea es un elemento fundamental cuando intentamos pescar con mosca, del bajo de línea depende en buena medida el éxito o el fracaso cuando pretendemos engañar un pez, y aún así no se suele dar esa importancia que se merece, sobre todo si lo comparamos con otras partes del equipo.

Con este artículo quiero hablar sobre mi visión en cuanto a cómo construir un bajo de línea y cómo adaptarlo a cada circunstancia que nos encontremos.

Lo primero de todo que hay que entender de forma conceptual que es un bajo de línea: Un bajo de línea es un elemento que une la línea y la mosca, que generalmente es decreciente para permitir que la energía que es transmitida desde la línea vaya disipándose para permitir que la mosca tenga una posada suave.

Tiene 3 partes claramente diferenciadas: el butt que es grueso, la parte intermedia que es decreciente y el tippet, que es la última sección del bajo y donde va atada la mosca. La proporción de estos tres elementos es fundamental en el correcto funcionamiento del mismo. De esa forma considero que los bajos anudados son la única alternativa viable para conseguir un bajo de línea adecuado para nuestras necesidades. Con esto no quiero decir que los bajos cónicos que pueden comprarse sean malos, nada más lejos, pero su perfil está prefijado de fábrica y por tanto es poco adaptable.

A la hora de confeccionarlo se pueden utilizar dos caminos, por un lado usar múltiples secciones con una disminución gradual que disminuya 0,05/0,1 mm o se puede optar por simplificarlo y realizar unos saltos más grande entre diámetros y disminuyendo el número de secciones. Yo personalmente opto por esta segunda opción porque creo que disminuyendo el número de nudos eliminamos puntos conflictivos en el bajo de linea y porque realmente no encuentro una diferencia significativa entre ambos tipos de bajos.

Cuando quiero un bajo para una circunstancia concreta, siempre lo hago desde un enfoque “matemático” e intento construirlo respetando unas proporciones. Generalmente uso como base la proporción 50/30/20. Es decir, un butt que tenga un 50% de la longitud del bajo, una sección decreciente de un 30% y un tippet de un 20%. Para el butt lo recomendable serían un grosor entre 0,55 y 0,45, la sección intermedia tendría un tramo del 0,35/030mm y otro de 0,20/0,18 mm acabando en una microanilla donde atar el tippet que sería del grosor que considere necesario para cada situación.

Evidentemente esta proporción no es inamovible (todo lo contrario), y en función de las sensaciones puedo modificarlo sobre la marcha. Si el bajo transmite mucha energía disminuyo la longitud del butt y si por el contrario el bajo se colapsa y no me permite moverlo bien, disminuyo la longitud de las partes con menos grosor (esto siempre hablando como una solución rápida a pie de río).

A la hora de elegir la longitud y el diseño del bajo es muy importante tener en cuenta varios factores.

  • Cuando mayor es el volumen, peso o resistencia aerodinámica de la mosca, más corto y con mayor proporción en el butt debe tener el bajo y viceversa.
  • Partiendo que tener una bajo construido equilibradamente, un bajo más corto permite un poco más de precisión que uno largo.
  • Con viento, un bajo largo es más difícil de controlar.
  • Un bajo largo, siempre que se pueda controlar perfectamente, permite evitar dragados más eficazmente

Llegados a este punto queda buscar el bajo que nos permita cómodo, evidentemente la experiencia hace que sea más fácil, pero creo que cualquier pescador está perfectamente preparado para encontrar un bajo adecuado siguiendo simplemente sus sensaciones y corrigiendo en función del comportamiento del bajo que estén usando.

silver trout2.jpg
Tener un bajo adecuado es realmente importante para intentar pescar peces selectivos como esta trucha cantábrica.

Y para acabar el artículo, me gustaría decir que no pocas cosas hay tan personales y subjetivas en la pesca a mosca como el bajo de línea, por lo que quizás no es la mejor opción copiar el bajo de línea de otros pescadores. Quizás es un camino más largo y lento, pero experimentar con distintos bajos de línea, permite comprender cómo funciona un bajo de línea y cuando llegas a ese punto los resultados y el grado de satisfacción seguro que compensan con creces el tiempo invertido.

¿Cómo pescar a principio de temporada sin perdigones y sobrevivir en el intento?

Aprovechando que en la temporada está a punto de comenzar, voy a hablar de mi visión sobre la pesca en estos días.

También quiero aclarar que a pesar de los que pueda insinuar al título, no es un alegato en contra de los perdigones, no quiero decir que no pesquen truchas, sino que hay otros caminos muy diferentes que también permiten pescar a alguna despistada.

earlyseason.JPG

El factor principal a tener en cuenta para pescar estos días es que las truchas ahora están débiles. Tras realizar la freza y pasar el periodo invernal, las truchas no están muy fuertes y eso es clave para afrontar su pesca.

Ante esa debilidad comentada de los peces implica dos cosas: las truchas intentarán estar en lugares donde gasten poca energía y es posible que tengan una mayor predisposición a atacar a lo que consideren que aporta más energía (es decir: algo grande).

En ese sentido yo siempre busco pescar en zonas profundas, con poco corriente o las zonas de remansos que se forman frente a corrientes fuertes. En esos escenarios hay sin duda dos tipos de señuelos que destacan: Streamers y grandes ninfas (y si tienen colores llamativos suelen ayudar). Pescar con esos señuelos ahora requiere una pesca de insistencia, lenta y con paciencia. La trucha posiblemente no hará grandes desplazamientos y lo adecuado sería poner la mosca cerca de su boca.

blacksculpin.jpg

También hay tiempo para pescar en superficie. Es posible que no todos los días se pueda, pero sin duda, si las moscas aparecen, las truchas suelen dar la cara. La pesca a mosca seca es cosa de grandes efémeras de tonos marrones (pardones) o de pequeñas efémeras olivas (Rhodani o similares). Si las truchas comen arriba, suelen hacerlo de forma franca y poco selectiva, luego no pierdas la oportunidad. Esto de no perder la oportunidad es importante tenerlo en cuenta, porque estas emergencias se dan en torno al medio día, justo a la hora de comer, así que valora que es lo que más te interesa, comer o pescar, yo lo tengo claro.

Y por último quería hablar de lo que yo considero de mayor importancia. Antes hablaba de que las truchas estarán débiles, por lo que debemos actuar en consecuencia. Creo que es muy importante acortar la pelea tanto como sea posible, yo uso hilos resistentes que me permiten acortar la pelea sin miedo a roturas. La ecuación trucha débil  y pelea larga y extenuante conlleva un alto porcentaje de acabar en tragedia, no creo que debamos comprometer la salud de los peces que pesquemos.

redspots.jpg

Ahhhh, y llevad ropa de abirgo, que el agua estará fría!

Miguel.

 

Pescando con Softhackles

Pescar con moscas ahogadas de hackle blando es algo tan antiguo como la propia pesca a mosca, pues estas eran el tipo de mosca que lanzaban por el río Test y otros,  hace ya siglos. A pesar de ello, es bastante infrecuente ver por nuestros ríos a pescadores usando este tipo de moscas.

Entiendo que en España estas moscas ahogadas pueden haberse visto eclipsadas por las moscas ahogadas hechas con plumas de gallo de León, pero considero que ambos estilos son complementarios y, desde luego, esta posible competencia no justifica la ausencia en cualquier caja de moscas.

olive softhackle2.jpg

Estas moscas pueden realizarse con una enorme variedad de materiales, tanto sintéticos como naturales con la peculiaridad que todas llevan un elemento común, un hackle de pluma blanda. El hackle de estas moscas es susceptible de realizarse con plumas de casi cualquier ave, simplemente debe cumplir con tres normas básicas: Debe tener un raquis fino y flexible, una longitud de sus fibras adecuadas al tamaño del anzuelo y por supuesto que estas fibras sean lo menos rígidas posible. Las plumas más utilizadas son de perdiz pardilla, de becada, estornino, agachadiza, grouse, gallina, faisan, ect.

Estas moscas suelen presentar siempre un aspecto un tanto desaliñado y eso junto con la gran movilidad de su hackle es la clave de su éxito, pues reamente da una apariencia de ser un insecto que está “pasando por problemas”. Si tuviera que pensar a que imitan diría que son moscas que durante el periodo de emergencia no han sido capaces de romper la exubia o superado la tensión superficial del agua y han terminado muriendo. También en función de su uso podrían pasar por pupas de tricóptero en su ascenso a la superficie.

Íntimamente relacionado con lo expuesto anteriormente, las uso de dos formas concretas:

  • En emergencias de efémeras suelo pescar dejándolas navegar en deriva muerta y con bastante frecuencia lanzando aguas arriba. Si la corriente es lo suficientemente lenta, lo que hago es engrasar el bajo casi por completo dejando solo unos centímetros para que la mosca vaya muy cerca de la superficie. Cuando un pez coge la mosca se nota que le bajo se hunde o hace un movimiento extraño. Si las condiciones del río no me permiten ver bien el bajo engrasado uso un indicador de picada o una mosca seca que se vea bien, generalmente un parachute. En esta circunstancias intento ajustar el tamaño al de los insectos que emergen, pero no hace falta exagerar, digamos que no bajo del 16.
  • En emergencias de tricópteros, pesco aguas abajo, lanzando a la orilla opuesta con aproximadamente un ángulo de 45º aguas abajo. En este caso es importante hacer correcciones de línea para que las moscas bajen con libertad y además puedan ir profundizando. Cuando la línea se estira completamente intento dar un poco de vida a las moscas haciendo recogidas en 8 y/o moviendo ligeramente la puntera de la caña. Con eso se consigue que las moscas vayan ascendiendo a la superficie dando pequeños “saltos” de forma similar a como lo hacen las pupas de tricóptero. En esta situacion si la corriente es un poco más rápida de la cuenta, es posible que las moscas comiencen a rayar la superficie y no es lo más conveniente, por lo que sería aconsejable usar una línea con una punta intermedia o un polyleader intermedio o de hundimiento lento. Las moscas que uso para emergencias de tricópteros suelen ser de un tamaño grande.

softhackle olive2

Además de imitar perfectamente la emergencia de efémeras o tricópteros, suelo usar estas moscas cuando estás en el río y no hay ningún tipo de actividad, en ese caso no me lo pienso, pesco con lances tan largos como me puedo permitir y es una forma de cubrir muchas agua rápidamente, y en estos casos, cuanto más agua cubras más posibilidad de que pique un pez, otra cosa es que hayas picado tú con las softhackles!

Truchas a pez visto: Una pesca felina

La pesca de truchas a pez visto es una de la experiencias más excitantes que puede experimentar un pescador a mosca. En esas circunstancias puedes pescar con cualquier mosca, ya sea una mosca seca, ahogada, ninfa o streamer, pero en esta ocasión me centraré en la pesca a pez visto con ninfa, sin duda mi modalidad favorita.cares.jpg

Pescar truchas con ninfa a pez visto no es algo sencillo, y que como todo en esta vida, necesita práctica y más práctica para alcanzar un cierto grado de éxito. En ese sentido, un pescador que quiera centrarse en este tipo de pesca debe reunir una serie de cualidades:

  • Buena vista y más importante aún, buena capacidad de observación.
  • Una buena técnica de lanzado, especialmente interesante es tener buena precisión y mejor capacidad de presentación.
  • Mostrar una economía de movimientos absoluta. Moverse despacio, sin movimientos innecesarios y lanzar con la menor cantidad de falsos lances posibles.
  • Y si hay algo que es importante pero difícil de trabajar, es ser paciente, estar tranquilo puede ser la clave entre el éxito y el fracaso.

A parte de todo lo anterior, cuando tengo intención de pescar truchas a pez visto me gusta seguir una serie de recomendaciones: llevar ropa en tonos neutros y evitar brillos o colores estridentes, imprescindible usar unas buenas gafas polarizadas, me gusta  usar cañas rápidas de una longitud entre 8 y 9 pies en lineas 4 o 5 (personalmente encuentro en este tipo de cañas la relación perfecta entre precisión y velocidad de reacción) y el uso de bajos de linea tan largo como podamos dominar perfectamente o quizás tan cortos como podamos permitirnos (creo que en este tipo de pesca la precisión es fundamental, y un bajo muy largo o sobre todo con un tippet muy largo es mucho menos preciso, pero también es muy importante tener una presentación suave, y en ese sentido una mayor longitud en el bajo de linea nos facilita las cosas, luego hay que encontrar la relación perfecta entre precisión y suavidad, para ello no hay medidas mágicas, solo el método de ensayo error nos da la solución, porque cada pescador tiene un bajo perfecto en función de su estilo de lanzado y la combinación caña/linea que use.)

Una vez expuestas las anteriores consideraciones totalmente subjetivas y susceptibles de ser discutidas voy a entrar en cuestiones puramente de pesca.

Pescar a pez visto con ninfa es una pesca con poco rendimiento numérico pero generosa en satisfacciones. Es una pesca muy técnica donde tienen lugar tres procesos: localización del pez, acercamiento al pez y lanzado.

Para localizar al pez lo mejor es andar desde la orilla si es posible, aprovechar zonas elevadas que no te dejen muy expuesto y donde tu intuición te diga que puede haber un buen pez, pararte a mirar unos cuantos minutos (puede que a primera vista el pez no se deje ver, pero si le das tiempo, te dará alguna pista). Una vez que has localizado el pez, no te precipites, si nada le molesta, lo más seguro es que permanezca en la misma zona y te dará la posibilidad de ver como se comporta, si está comiendo o no, y pensar cual es la mejor estrategia para acercarte a él y cua será la mosca más adecuada para esa circunstancia. Una vez que tienes la estrategia, solo tienes que acercarte. Para ello aprovecha cualquier obstáculo que  impida que la trucha pueda verte e intenta mantener una silueta lo más baja posible. Tienes que acercarte a la trucha hasta un punto desde el que puedas lanzar cómodamente y que sea favorable (evitando si es posible que entre pez y pescador haya algún elemento que pueda generar dificultades en la deriva o dragados). En este punto ya solo queda lanzar y clavar la trucha (Casi nada). Yo intento evitar lanzar justo en la trayectoria del pez, al menos los primeros lances, prefiero hacerlo de forma que la ninfa vaya a unos 30 centímetros por el lateral del pez más cercano al pescador. Esto tiene dos ventajas, la primera de ellas es algo mucho menos invasivo para el pez y te da más oportunidades (poder lanzar más veces) y por otro lado, para que la trucha coja la ninfa tiene que desplazarse y es mucho más fácil ver si el pez ha cogido la ninfa.

En cuanto a las ninfas que uso, siempre intento atar al tippet la ninfa lo más ligera posible. Por nivel de preferencia uso ninfas sin peso, si con esas no llego al pez uso bolas de latón y si no me queda otra, bolas de tungsteno. Intento usar ninfas no demasiado llamativas y como es una pesca donde la observación es clave, intento adaptarme a la situación y el momento.

Las siguientes moscas son una muestra de las que uso con más frecuencia:

Como último consejo, sobre todo si no tienes mucha experiencia, es no tengas miedo a usar indicadores de picada, los hay de muchas formas y materiales, elige el que más te guste y lanzalo. Lo importante si lo usas es que sea de pequeño tamaño. La ninfa pesará poco y no necesitas un flotabilizador muy grande, su función es sobre todo permitirte saber que la ninfa va por una trayectoria adecuada.

sight nymphing
A veces la mejor solución puede ser un lance de ballesta

Y finalmente solo me queda decir, si no habéis probado pescar a pez visto, es hora de hacerlo, pero cuidado que engancha!

Moscas detallistas Vs Moscas minimalistas. Dos caminos distintos para un mismo destino.

Este es el eterno debate que nos podemos encontrar cuando estamos en el río, delante del torno, en una conversación entre pescadores o buscando por internet.

caddis comparative
Dos versiones muy diferentes, pero en esencia muy similares

Siempre se podrán encontrar opiniones a favor o en contra de cada tipo de moscas y todas serán ciertas o falsas en función de la perspectiva desde la que miramos.

En este artículo quiero exponer mi visión de los puntos débiles y fuertes de cada tipo de moscas, la cual, sin duda, no una verdad absoluta sino una reflexión sacada desde mi experiencia a pie de río.

Mosca detallista:

egglayer caddis2
Tricíotero hembra depositando huevos, en CDC y hackle de ardilla
  • Ventajas: La primera y más evidente es que nos inspira una mayor confianza al mostrar un parecido razonable con una mosca natural (sin necesidad de entrar en el mundo de las moscas realistas), suele contar con una serie de detalles que, o bien, cada uno por sí mismo o en conjunto permite captar la atención del pez, nos permite afinar mucho cuando queremos imitar un momento muy concreto en la vida de un insecto y algo que es intrascendente para la pesca pero importante para el pescador que hace sus propias moscas, provoca una gran sensación de satisfacción cuando consigues atar una de estas moscas.
  • Desventajas: Implica un mayor gasto de recursos (tiempo y materiales), en algunos casos estas moscas pueden provocar rechazo de los peces al contar con algún elemento que pueda alertar al pez, cuanto mayor sea la cantidad de materiales a introducir mayor es la dificultad de terminar una mosca que guarde unas proporciones correctas y eso puede provocar alerta en los peces, que la mosca no tenga una posada adecuada o que flote incorrectamente.

Mosca minimalista

ffly2
F-Fly, simple y efectiva
  • Ventajas: La principal ventaja que les considero a estas moscas es que ahorras en recursos: puedes hacer más moscas en menos tiempo y con menos materiales, con lo cual puedes llenar una caja mucho más rápido, la sencillez de estos patrones con pocos materiales, resulta muy útil con peces educados/selectivos porque les resulta más difícil encontrar elementos que generen alerta y nos proporcionan algo tremendamente productivo, al usar estas moscas, puesto que son montajes muy genéricos y con poca variabilidad, no necesitas mucho tiempo para elegir la mosca adecuada (a veces, cuando un buen pez nos pone las cosas difíciles, puedes pasar más tiempo eligiendo o cambiando la mosca más tiempo que pescando)
  • Desventaja: En ocasiones puede limitarte cuando las truchas comen algo muy concreto (no es demasiado frecuente pero ocurre), en una circunstancia normal de pesca suelen mover menos peces al pasar desapercibida, son menos atractivas visualmente y presentan un menor desafío atarlas (todo el que hace moscas tiene a buscar retos cuando ata sus moscas)

Una vez expuestas todas estas ideas, y a modo de conclusión, yo cuando pesco, suelo hacerlo con moscas detallistas básicamente porque disfruto de esas moscas cuando estoy delante del torno, cuando las ato al terminal y cuando las veo navegar por el agua, bueno y claro está, porque engañan a los peces. También uso moscas minimalistas para peces difíciles, especialmente para pescar en zonas con presión de pesca alta porque te dan más posibilidades de engañar a peces educados, y también ato estas moscas cuando por alguna circunstancia necesito tener una cierta cantidad de moscas y no tengo tiempo suficiente (algo útil para gente con poco tiempo).

Y ahora solo me queda decir: ¿con qué mosca te quedas tú?